Skip to content

La enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo que afecta el sistema nervioso y las áreas del cuerpo controladas por los nervios. Los síntomas se desarrollan gradualmente, siendo el primero un temblor apenas perceptible en una sola mano. Aunque los temblores son comunes, este trastorno también puede ocasionar rigidez o una reducción en el movimiento.

En las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson, es posible que el rostro presente una expresión leve o ausente, y los brazos pueden no balancearse al caminar. Además, el habla puede volverse suave o difícil de entender. Con la progresión de la afección, los síntomas de la enfermedad de Parkinson tienden a empeorar.

Aunque actualmente no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, los medicamentos pueden proporcionar mejoras significativas en los síntomas. En algunos casos, el profesional de la salud podría recomendar la realización de una cirugía para regular ciertas áreas del cerebro y así mejorar los síntomas.

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden variar considerablemente entre las personas afectadas. En ocasiones, los primeros signos pueden ser leves y pasar desapercibidos. Por lo general, estos síntomas se manifiestan inicialmente en un solo lado del cuerpo y tienden a progresar de manera asimétrica, afectando más intensamente el lado donde se originaron, incluso cuando comienzan a afectar las extremidades de ambos lados.

Algunos de los síntomas característicos de la enfermedad de Parkinson son los siguientes:

Temblores: Estos movimientos rítmicos, conocidos como temblores, suelen iniciar en una extremidad, especialmente en la mano o los dedos. Se manifiestan como un temblor de rodamiento de la píldora al frotar el pulgar y el índice. Puede observarse un temblor en reposo que disminuye durante la ejecución de tareas.

Lentitud en los movimientos (bradicinesia): Con el tiempo, la enfermedad puede provocar una disminución de la velocidad en los movimientos, dificultando tareas cotidianas y alargando el tiempo necesario para realizarlas. También puede causar pasos más cortos al caminar y complicar levantarse de una silla, además de arrastrar los pies al andar.

Rigidez muscular: La rigidez muscular puede manifestarse en cualquier parte del cuerpo, causando molestias y limitando el rango de movimiento.

Deterioro de la postura y el equilibrio: Se puede desarrollar una postura encorvada, y es posible experimentar problemas de equilibrio y caídas como resultado de la enfermedadPérdida de movimientos automáticos: La capacidad para realizar movimientos inconscientes, como parpadear, sonreír o balancear los brazos al caminar, puede reducirse.

Cambios en el habla: Pueden ocurrir alteraciones en el volumen, la velocidad y la entonación del habla, como hablar en voz baja o rápida, titubear antes de hablar y cambios en los patrones habituales del discurso.

Cambios en la escritura: La escritura puede volverse más difícil, y la letra puede parecer más pequeña.

Cuándo Consultar con un Médico:

Es importante buscar la evaluación de un profesional de la salud si experimentas cualquiera de los síntomas asociados con la enfermedad de Parkinson. Esta consulta no solo es crucial para el diagnóstico adecuado de la condición, sino también para descartar otras posibles causas de los síntomas que puedas estar experimentando.