Día de la Independencia Nacional (28 de julio)

Don José de San Martin, al mando de la Expedición Libertadora del sur, desembarca en Paracas el 8 de setiembre de 1820. El Ejército Libertador, con el propio San Martín al frente, entró a la ciudad en horas de la tarde. A su paso, muchos lugareños vivaron a las tropas patriotas y hubo jóvenes, que se ofrecieron como voluntarios portando como credencial alguna de las proclamas distribuidas clandestinamente en los puertos, meses antes, por el vicealmirante Cochrane. Las fuerzas realistas por lo pronto, huían a la sierra.

En Lima, el general José de San Martín invitó al Cabildo y población de Lima a jurar la Independencia. La firma del Acta de Independencia del Perú tuvo lugar el 15 de julio de 1821. Manuel Pérez de Tudela, letrado arequipeño, redactó el Acta de la Independencia. El sábado 28 de julio de 1821, en una ceremonia pública muy solemne, José de San Martín, enunció la célebre proclamación de la Independencia del Perú. Primero lo dijo en la Plaza Mayor de Lima, después en la plazuela de La Merced y, luego, frente al Convento de los Descalzos.

El libertador con una bandera peruana en la mano, exclamó:

DESDE ESTE MOMENTO EL PERÚ ES LIBRE E INDEPENDIENTE POR LA VOLUNTAD GENERAL DE LOS PUEBLOS Y POR LA JUSTICIA DE SU CAUSA QUE DIOS DEFIENDE. ¡VIVA LA PATRIA!, ¡VIVA LA LIBERTAD!, ¡VIVA LA INDEPENDENCIA!.

Día del Asistente Social (25 de julio)

Cada 25 de julio se celebra en nuestro país, el Día del Asistente Social, que es un profesional capacitado para apoyar a las personas en desmedro social y económico, para que puedan salir de esta condición, y ello con actividades relacionadas a fomentar el desarrollo de estas personas, es decir, que el asistente social es un coayudante de sus logros personales y en la comunidad.

Ello implica que a las personas se les entrega las herramientas necesarias, especialmente en educación social, para que puedan salir adelante y así enfrentar las dificultades de la vida con mayores posibilidades de acceder a un futuro mejor para el propio individuo como para su familia.

Día Mundial del Cerebro (22 de julio)

El cerebro o “materia gris”, como se le conoce comúnmente, es uno de los órganos vitales de nuestro cuerpo. Controla las actividades cognitivas (pensar, abstraer, leer) y reacciones del organismo (acciones y funciones corporales en respuesta a estímulos sensoriales).

Es por ello que la Federación Mundial de Neurología (WFN por sus siglas en inglés) elevó su voz para proclamar el Día Mundial del Cerebro, para celebrar el 22 de julio, promoviendo de esta manera la necesidad de crear conciencia sobre su potencial, riesgos y enfermedades.

Se estima que un 13% de las causas de enfermedades a nivel mundial están vinculadas con enfermedades neurológicas y trastornos mentales.

Los problemas de salud causados por estas enfermedades son generalmente subestimados y es por ello que se debe promover los cuidados preventivos del cerebro en la población, generando conciencia sobre estas enfermedades “silenciosas”, al pasar desapercibidas.

Día Internacional del Auxiliar de Enfermería (14 de julio)

Los auxiliares de enfermería son los responsables de tareas de cuidado rutinarias y trabajan bajo la supervisión de una enfermera u otro profesional de la medicina. Algunos pacientes no pueden lavarse ellos solos, por lo que el auxiliar de enfermería debe ayudarles con la higiene personal y a ir al baño.

Si el paciente no puede levantarse de la cama, el auxiliar de enfermería les lava directamente en la cama, y los viste y desviste. En general, tienen que mantener una estrecha vigilancia sobre los pacientes, observar cambios en su estado de salud y asegurarse de que se sienten cómodos. Deben dar de comer y beber a los pacientes con regularidad.

Ayudan en tareas clínicas simples, tales como cambiar vendajes y recoger muestras para las pruebas. Son responsables del control de los suministros y puede realizar pedidos cuando es necesario.

También dan a los pacientes el estímulo y apoyo emocional que necesitan, por ejemplo, tranquilizando al paciente antes de una operación.

Día Internacional del Síndrome de Rubinstein-Taybi (03 de julio)

En 1963, dos médicos estadounidenses, el pediatra Jack Rubinstein y el radiólogo Hooshang Taybi, describieron varios niños con un mismo patrón de características físicas y retraso del desarrollo psicomotor.
Inicialmente este patrón se denominó “síndrome de los pulgares anchos”, pero más tarde cambió su nombre por el de “síndrome Rubinstein-Taybi” (SRT), en reconocimiento a estos dos médicos.
El 3 de julio se celebra el Día Internacional del Síndrome de Rubinstein-Taybi (SRT) en todo el mundo. Esta fecha fue elegida coincidiendo con el aniversario del fallecimiento del Dr. Rubinstein, acaecido en 2006. Las características principales de las personas con SRT incluyen la talla baja, la microcefalia (cabeza pequeña), rasgos faciales particulares, primeros dedos de manos y pies anchos y en ocasiones angulados, y un grado variable de retraso del desarrollo psicomotor y de discapacidad intelectual.

Aparte de las características anteriormente descritas sobre el síndrome de Rubinstein-Taybi, algunos casos pueden llevar asociados problemas gastrointestinales (reflujo gastro-esofágico), anomalías cardiacas, renales y problemas de visión, aunque no todas las personas afectadas tienen que presentar el conjunto de problemas, el SRT es un trastorno genético, habitualmente esporádico (es decir, único en la familia), debido a cambios o mutaciones en distintos genes que juegan un papel importante en el desarrollo de diferentes órganos y sistemas.